Todo sobre parches antiescaras: qué son y cómo usarlos

La aparición de escaras es un problema común al cual todo paciente que se encuentra guardando reposo en cama deberá enfrentarse en algún momento. ¿Te preocupa que el adulto mayor bajo tu cuidado pueda padecer de este tipo de lesiones?, Los parches podrían ser la solución que andabas buscando.

Los parches antiescaras o apósitos son un instrumento médico que ayuda a reparar la piel dañada por una escara, también conocida como úlcera de decúbito, o cualquier otro tipo de herida cutánea. En este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre cómo usar parches antiescaras.

A diferencia de otros parches medicinales, los parches antiescaras (apósitos hidrocoloides) están especialmente diseñados para curar heridas en la piel. Se componen de una combinación de materiales absorbentes, como carboximetilcelulosa, pectina y gelatina, los cuales liberan sustancias absorbentes que se hinchan al contacto con las secreciones. Esto crea una capa protectora de gel que le permite a la herida mantener un estado ideal de humedad, con lo cual las bacterias, detritos y toxinas de la lesión se mantienen dentro de ésta, evitando el riesgo de infecciones.  

Adulto mayor, cuidado del adulto mayor, grúas para pacientes en México, escaras.
Los parches antiescaras permiten reparar la piel dañada por las úlceras decúbito conocidas como escaras.

¿Cómo actúan los parches antiescaras?

Para saber cómo usar parches antiescaras, primero es importante entender cómo funcionan. Al mantener un ambiente húmedo gracias al uso del parche, se estimula la granulación y epitelización de la herida, lo cual favorece la regeneración celular y el consiguiente proceso de cicatrización, razón por la cual su uso se encuentra más que extendido. Además, con la aplicación de un parche antiescaras no sólo se acelera el proceso de cicatrización de la herida, sino que también disminuye el dolor, el ardor, la comezón y todas las demás molestias relacionadas que el paciente puede llegar a experimentar en la zona lesionada. 

¿Y, cómo se usan?

La colocación del parche es relativamente sencilla. Después de lavarte y desinfectarte las manos, deberás hacer lo mismo con la zona a tratar; lava con cuidado la zona de la herida y sécala perfectamente para que no haya problemas de adherencia. Enseguida, colócate un par de guantes esterilizados y extrae el parche de su empaque; quita el papel protector y adhiere a la piel.

En caso de ser necesario, no dudes en recortar el parche para que se ajuste mejor a la zona de la herida. 

Normalmente, los parches se cambian cada tercer día, aunque existen algunas marcas que fabrican apósitos ideados para durar hasta siete días. Para estar completamente seguro de los tiempos de cambio, no dejes de consultar las instrucciones en el empaque. 

¿Quién los puede usar?

Los apósitos hidrocoloides ayudan al tratamiento de cualquier herida o llaga en la piel, así que en principio pueden ser usados por cualquier persona que padezca de una lesión de este tipo. En el caso particular de adultos mayores con problemas de escaras, siempre es recomendable consultar su uso con nuestro médico de cabecera para evitar cualquier complicación, especialmente si se trata de la primera vez que los probamos. Aunque las sustancias que los parches antiescaras contienen no suelen generar efectos secundarios, automedicar a nuestros adultos mayores sin la guía de un profesional de la salud no es la mejor opción. 

¿Cuáles son las contraindicaciones?

Como todo medicamento, el parche anti escaras también tiene sus contraindicaciones. Si la herida a tratar está infectada o en riesgo de infectarse; si hay una exposición del músculo, de algún tendón o incluso de huesos y, finalmente, si la lesión presenta un abundante exudado (secreciones abundantes). En todos estos casos, la mejor opción es acudir directamente a la sala de urgencias, pues el paciente corre riesgos severos de padecer una infección. 

¿Los parches sustituyen la compra de equipo especializado, como colchones, sillones, o tapetes antiescaras?

No realmente. Como su nombre bien lo indica, la función del equipo preventivo es evitar que el adulto mayor bajo tu cuidado se vea afectado por las escaras, las cuales no sólo son molestas, sino también dolorosas. Si por alguna razón tu familiar ya sufre de estas lesiones, el parche anti escaras es una buena opción para ayudar a reparar la piel lacerada, pero su uso no evitará que otras lesiones se produzcan. 

Para evitar que las escaras afecten a tu adulto mayor, sólo hay dos opciones. La primera es movilizar con cierta frecuencia; no permitir que tu paciente pase horas y horas en la misma posición. Pero, si por alguna razón la movilización es imposible, la mejor opción es adquirir un colchón apropiado. 

Ahora bien, ¿cómo decidir si ha llegado el momento de invertir en equipo de prevención contra escaras? respondiendo a una sencilla pregunta: ¿cuánto tiempo pasará en cama el adulto mayor bajo tu cuidado? Este dato es crucial.

Si se trata de una convalecencia intermitente, en la cual el paciente puede moverse con cierta facilidad, no es necesario preocuparse por adquirir equipo especializado.

En cambio, si tu familiar pasará gran parte de su día postrado en la cama y sin posibilidad de moverse sin tu ayuda, invertir en un buen colchón antiescaras no está de más. 


¿Ya conocías los parches antiescaras?, ¿los has utilizado con tu familiar en cama? Ahora que ya sabes cómo usar parches antiescaras, cuéntanos tu experiencia en la caja de comentarios. 

Para hacer de tu experiencia de cuidado un arte más cómodo para ti y tu ser querido visita nuestra tienda.

¿Quisieras ser un mejor cuidador? Lee nuestro artículo de blog sobre esto aquí.

Escrito porNara Lopez

1 comentario en “Todo sobre parches antiescaras: qué son y cómo usarlos”

Deja un comentario